Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS): Breve Guía Práctica de Prevención

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) son infecciones que se transmiten de una persona a otra, generalmente, a través del contacto sexual. Estas pueden afectar a personas de todas las edades, géneros y orientaciones sexuales. Es esencial comprender las principales ETS y conocer las medidas preventivas básicas para protegerse y proteger a los demás. Aquí te entregamos una visión general de algunas de las ETS más comunes y de cómo prevenir su transmisión.

Cómo se adquiere: Principalmente a través de relaciones sexuales sin protección, compartir agujas o equipos para inyecciones de drogas (bacterias pueden contaminar las agujas) y, en menor medida, de madre a hijo durante el parto o la lactancia.

Prácticas seguras: Uso consistente y correcto de condones. No compartir agujas u otros equipos de inyección no esterilizados.

Señales: Los síntomas pueden variar, pero pueden incluir fiebre, fatiga, inflamación de ganglios linfáticos, dolor de garganta y erupciones cutáneas. Es posible que no haya síntomas en las primeras etapas.

Cómo se adquiere: Mayormente por relaciones sexuales desprotegidas, tanto vaginales como anales u orales (bacteria: Chlamydia trachomatis).

Prácticas seguras: Uso correcto y consistente de condones.

Señales: Puede no presentar síntomas en la mayor parte de los casos (50-70%). La ausencia de síntomas no hace a la clamidia menos peligrosa. En casos sintomáticos, podría haber dolor al orinar o flujo inusual.

Cómo se adquiere: Por relaciones sexuales sin protección, incluyendo vaginales, anales y orales (bacteria: Neisseria gonorrhoeae).

Prácticas seguras: Uso correcto y consistente de condones.

Señales: Dolor al orinar, flujo anormal, dolor abdominal en mujeres. Muchas personas pueden no experimentar síntomas. La ausencia de síntomas no hace a la gonorrea menos peligrosa: puede aún causar daño a los órganos reproductores y aumentar el riesgo de infecciones secundarias.

Cómo se adquiere: Mayormente por contacto sexual, incluyendo relaciones vaginales, anales y orales. Es la ITS con mayor número de casos reportados en Chile (cerca de la mitad de los contagios de enfermedades de transmisión sexual) (bacteria: Treponema pallidum).

Prácticas seguras: Uso correcto y consistente de condones. No compartir agujas ni otros equipos de inyección no esterilizados.

Señales: Úlceras indoloras, sarpullido. Síntomas neurológicos en etapas avanzadas.

Cómo se adquiere: Por contacto directo con heridas o membranas mucosas durante el sexo, ya sea genital, anal u oral (virus: Herpes simplex).

Prácticas seguras: Uso correcto y consistente de condones. Evitar el contacto directo de cualquier parte del cuerpo con las llagas activas de otra persona o de uno mismo (ya estén alrededor de la boca o en los genitales).

Señales: Llagas dolorosas, picazón, síntomas parecidos a la gripe durante los brotes.

Cómo se adquiere: Por contacto piel a piel durante relaciones sexuales, incluyendo genitales, ano y boca.

Prácticas seguras: Vacunación y uso correcto y consistente de condones. En mujeres se recomienda realizar pruebas preventivas de detección de cáncer de cuello uterino, como Papanicolau (Pap). 

Señales: Verrugas genitales, en algunos casos. Algunos tipos de VPH pueden causar cáncer. El riesgo de cáncer es más alto o bajo para cada tipo de VPH. Incluso en la ausencia de verrugas, la infección por VPH puede persistir y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer en el futuro, lo que hace todavía más relevante la realización de pruebas preventivas.

Cómo se adquiere: Por contacto con sangre o fluidos corporales infectados, incluyendo relaciones sexuales genitales, anales y orales (virus: VHB).

Prácticas seguras: Vacunación y uso correcto y consistente de condones. También se recomienda no compartir objetos personales que puedan estar en contacto con sangre, como inyecciones.

Señales: Fatiga, dolor abdominal, ictericia.

Para prevenir infecciones es crucial conocer sus mecanismos de transmisión, tener relaciones sexuales protegidas (es irremplazable el uso de preservativos inclusive durante el sexo oral) y mantenerse informado sobre las señales de estas enfermedades para buscar ayuda médica oportuna. Tener buenas prácticas de higiene personal, como lavarse adecuadamente antes y después de las relaciones sexuales, puede ayudar a reducir el riesgo de algunas infecciones. Reducir el número de parejas sexuales puede disminuir el riesgo de exposición a infecciones de transmisión sexual. Cuantas más parejas tengas, mayor será el riesgo. No dejes de realizar exámenes periódicos (agenda aquí) para facilitar la detección temprana. En varias ETS (VIH, VPH y clamidia, por ejemplo), puede no haber manifestación de síntomas, sobre todo al principio, de modo que los exámenes son imprescindibles para detectar una infección. El tratamiento oportuno puede evitar la progresión de enfermedades a fases más complicadas y la propagación de la infección a otras personas. Además, los exámenes regulares brindan tranquilidad y reducen la ansiedad relacionada con la posibilidad de contraer alguna ETS. No olvides, tampoco, que para prevenir la transmisión de infecciones es siempre preferible la comunicación abierta y honesta entre las personas involucradas respecto a sus prácticas sexuales compartidas, límites y uso de métodos anticonceptivos.

Fuentes:

Biomedica. 2020 Jun; 40(3): 534–545. Published online 2020 Jun 30. Spanish. doi: 10.7705/biomedica.5225.

El virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer (2023). National Cancer Institute.

Situación epidemiológica de las infecciones de transmisión sexual en Chile, 2017. Rev. chil. infectol. vol.36 no.2 Santiago abr. 2019.

More
articles

×